Comprar un vehículo de ocasión (parte 4)

Continuamos con la cuarta parte de la compra de un vehículo de ocasión, y seguimos analizando los puntos a revisar.

Amortiguadores

AmotiguadoresRespecto a los amortiguadores, debemos tener en cuenta que, como muchas otras piezas del vehículo, son piezas de desgaste, lo cuál quiere decir que dependiendo de los kilómetros que tenga la unidad en concreto deberán estar en un estado u otro.

Para hacer un test sencillo del estado nos colocaremos en la parte frontal del coche, en la aleta delantera, y apoyaremos las manos suavemente, el siguiente movimiento será empujar el morro hacia abajo como si hiciéramos un masaje cardíaco, de manera que el amortiguador se contraiga y lo soltaremos para observar la reacción del coche, en unos amortiguadores en buen estado el rebote no debe ser en más de una ocasión, y el morro debe volver a su posición de manera inmediata, en caso contrario podremos pensar que los amortiguadores están en mal estado y por lo tanto procede su cambio, no es que sea una pieza de alto coste, pero esto unido a todo lo dicho con anterioridad nos indica los kilómetros aproximados o el trato que ha recibido el coche.

Así pues una unidad con pocos kilómetros y unos amortiguadores en mal estado pueden dar a pensar, bien que su uso no ha sido el adecuado, o bien, en conjunción con el resto que los kilómetros no son reales.

Otro punto a tener en cuenta es, si existe algún tipo de ruido o chirrío al presionar el morro, ya que de existir puede ser síntoma de una avería mayor.

Exterior General

Continuando con el exterior del coche y aprovechando que hemos hecho la revisión del estado de los amortiguadores, comprobaremos el estado de lasPuerta vehículo puertas, para ello, y con el coche parado, abriremos y cerraremos cada una de las puertas de nuestra unidad para comprobar que no existen roces o ruidos extraños que procedan de algún golpe o deformidad en el chasis, también es importante comprobar que las juntas de todas ellas presentan la misma separación con respecto a la carrocería, ya que en caso de no ser así puede ser indicativo de un golpe que haya afectado al chasis.

De la misma manera que aprovechamos a abrir todas las puertas del coche debemos fijarnos en las soldaduras, tanto en los puntos de unión del chasis como en el interior del hueco de motor, es habitual encontrarnos con puntos de soldadura en partes sensibles a golpes como pueden ser el morro y la trasera del coche, por ello debemos fijarnos bien para descubrir los antecedentes del mismo; una de las formas de asegurarnos es levantando la alfombrilla del maletero para ver directamente las soldaduras de la parte trasera, al igual que fijarnos en los laterales de la carrocería por el interior del hueco del motor para saber si la unidad recibió algún golpe por alcance o por el contrario fue un golpe frontal.

Como hemos dicho ya en alguna ocasión es normal y frecuente tener alguna reparación, sin embargo hay golpes que son graves y puedes perjudicar la seguridad de los ocupantes si no están bien reparados. Una de las formas de saber si el golpe ha llegado a dañar la estructura (plancha) es a través de las punteras del chasis, que se encuentran en la parte delantera del coche, justo por debajo del motor.

Comparte

Deja un comentario