Alfa Romeo

Alfa Romeo es una marca italiana de automóviles, fundada en 1910 en Milán. Los automóviles de Alfa Romeo han sido siempre conocidos por su elegante diseño y altas prestaciones, sobre todo en los segmentos de Gran Turismo y Deportivos. El 1 de enero de 1910, un grupo de industriales lombardos decide empezar la producción del modelo y Darracq les vende su filial italiana con la fábrica de Portello incluida. En junio de ese mismo año se constituye la Anonima Lombarda Fabbrica Automobili, que adopta como símbolos la cruz roja sobre campo blanco de la insignia de Milán y el Biscione, la serpiente sobre campo azul símbolo de los Visconti. Alfa Romeo ha tenido problemas financieros en diversas épocas, incorporándose finalmente en el año 1987 en el turinésFiat Group, como ya hicieron anteriormente otras históricas marcas italianas como Ferrari, Maserati o Lancia.

Lombarda (1910-1920)

Alfa Romeo A.L.F.A 40/60 HP, fabricado entre 1913 y 1922, caravana sin caballos o monovolumen futurístico.

Los automóviles franceses Darracq eran muy apreciados por el público italiano y por ello Alexandre Darracq decide en1906 montar una cadena de producción en Nápoles y constituye la empresa Società Italiana Automobili Darracq. Pronto se da cuenta que la industria italiana se concentra en el norte del país y decide trasladar la compañía al polígono industrial de Portello a la afueras de Milán, comprando unos terrenos de 36.000 m². En 1909 la empresa padece una importante disminución de ventas, y el delegado de la filial Italiana, Ugo Stella, encarga al ingeniero Giuseppe Merasi el diseño de un automóvil al gusto del público italiano, el 24HP. El 1 de enero de 1910, un grupo de industriales lombardos decide empezar la producción del modelo y Darracq les vende su filial italiana con el establecimiento de Portello incluido. En junio de ese mismo año se constituye la Anonima Lombarda Fabbrica Automobili, que adopta como símbolos la cruz roja sobre campo blanco de la insignia de Milán y el Biscione, la serpiente sobre campo azul símbolo de los Visconti.

El primer coche que fabrica Alfa fue por tanto el 24 HP que sale al mercado en 1911. Este primer modelo se constituyó en un gran éxito de ventas gracias a su excelente mecánica, fiabilidad y facilidad de conducción. Basándose en su diseño, Merasi deriva nuevos modelos, como el 12 HP, más sencillo pero de excelentes prestaciones, y el 15 HP Corsa, con evidente vocación hacia las carreras. A este modelo se le aumenta la potencia en 1914 dando lugar al 15/20 HP. Sin embargo el primer auténtico deportivo es el 40/60 HP de 1913 de 6 litros, del que se construyeron 27 ejemplares y que debutó en la carrera en cuesta de Parma-Berceto venciendo en su categoría. Para el G.P. de la A.C.F. de 1914 se decide construir un modelo con las especificaciones de las carreras internacionales (max 4,5 l. y 1100 kg de peso máximo), el coche no estuvo preparado para la carrera de Lyon y el estallido de la guerra le impidió correr después. Permaneció en una fábrica de productos farmacéuticos durante el conflicto y en 1921 se reconstruyó con mayor potencia (102 CV) aunque solo participó en una carrera en Brescia conducido por Giuseppe Campari.

En 1915 la compañía sufre su primera crisis, la dueña de la mayor parte del accionariado, la Banca Italiana di Sconto, coloca a Nicola Romeo como apoderado del banco y este consigue el control de la fábrica. Romeo era un empresario napolitano que redirigió a la compañía hacia la fabricación de material bélico, motores para avión, compresores etc. En 1918 toma el control a la compañía Saronno que fabricaba piezas de ferrocarril. La I Guerra Mundial significa para A.L.F.A. un paréntesis en su producción de automóviles, pero a la vez un reflotamiento del negocio.

Los primeros Alfa-Romeo (1920-1930)

Terminada la guerra la compañía regresa a su negocio inicial, Romeo fusiona la Società Anonima Nicola Romeo con la A.L.F.A. y de esta forma nace la Alfa-Romeo Spa, así el primer modelo tras la guerra, el Torpedo 20/30 HP de 4,2 l y su derivado deportivo 20/30 ES, son los primeros que aparecen con el nombre de Alfa-Romeo.

Torpedo 20/30

En 1921 Merasi diseña el modelo que dará fama a los Alfa Romeo en todo el mundo. El RL, un elegante 6 cilindros de 3 litros, con balancines y válvulas en la cabeza del cilindro, frenos delanteros estabilizadores y otras innovaciones que hacen del modelo un verdadero éxito del que se fabrican 2640 unidades. Se prepararon además derivados de mayor potencia, el RLT (Turismo) de 61CV y el RLS (Deportivo) de 71 CV que alcanzaba fácilmente los 150 km/h (Campari lo llevó a 178 km/h en la Targa Florio de 1923), en esta carrera Ugo Sivocci y Antonio Ascari consiguieron el primer doblete de la marca. El modelo RM de 1923 de 4 cilindros y 2 litros estaba inspirado en el RL, pero de menor tamaño y más económico, se vendieron cerca de 500 ejemplares en sus 3 versiones.

En el apartado deportivo, Merasi rediseño el modelo GP para construir un automóvil de carreras biplaza, el P1, que resultó ser muy inestable y en la carrera de su debut (Monza 1923), Sivocci se salió de la carretera y murió a consecuencia de las heridas recibidas en el accidente. Fue un duro golpe para la compañía y en especial para su gran amigo Enzo Ferrari, el P1 no volvió jamás a competir.

Por mediación de Ferrari entra en la compañía el gran diseñador de FIAT, Vittorio Jano con el que comenzaría una nueva etapa gloriosa para la marca. Su primera aportación fue el mítico P2 que junto a los Bugatti T35 marcaron las carreras de toda la década. Fue el primer 8 cilindros de Alfa Romeo con motor sobrealimentado, era un auténtico pura sangre, rápido y ligero que no tenía rival cuando los problemas no se ensañaban con su mecánica.

También se deben a Jano el diseño de los primeros modelos de producción en serie, el 6C-1500, un automóvil ligero pero que resumía muy bien la filosofía deportiva de Alfa, ya que a pesar de ser un coche de calle sus prestaciones eran inusuales y versátiles.

Alfa Romeo 6C 1930.

Entre 1927-1929 se fabricaron 1.075 unidades hasta que fue sustituido por una de las joyas de Alfa-Romeo, el 6C-1750, que aumentaba la potencia, la seguridad y la velocidad de su antecesor aunque conservaba su peso y estructura. Se produjeron en versiones Turismo, Gran Turismo, Súper Deportivo y Gran Deportivo, este último alcanzaba los 100 CV y los 170 km/h. En su History of Alfa Romeo (1970) Peter Hull, decía del 6C-1750Los coches que son tan atractivos y excitantes como una mujer bonita suelen tener algún fallo. Pero en este caso, el Alfa 1750 es una excepción.

Este modelo consiguió salvar a la compañía de una grave crisis producida por el mal momento económico de la Banca di Sconto, en 1928 Nicola Romeo dejó la compañía que estaba a punto de cerrar, fue sustituido por Ugo Ojetti, director del diario milanés Corriere della Sera’, que volcó todos los esfuerzos en la comercialización de los modelos 6C, el éxito de ventas del 1750, del que se fabricaron 2575 ejemplares para todo el mundo, sacó a Alfa Romeo de la apurada situación.

La edad de Oro (1930-1940)

La compañía

En los años treinta Alfa-Romeo se convirtió en una gran empresa, sobre todo en el plano comercial. Se sustituyeron los concesionarios en el exterior por filiales directamente gestionadas por Alfa-Romeo que formó una magnífica red de venta y asistencia técnica en Francia, Inglaterra, España, Bélgica, Suiza, Austria, Hungría y Checoslovaquia. En 1932 el I.R.I. (Istituto per la Ricostruzione Industriale) toma el control de la sociedad y pone en la dirección a Ugo Gobbato, que reestructura los departamentos: el deportivo lo deja en manos de Enzo Ferrari y su Scuderia Ferrari fundada en 1929 para preparar Alfas privados y que a partir de 1932 se constituye en el equipo «oficial» de Alfa. En el departamento de producción se introduce la fabricación en cadena y se modernizan las plantas, aumentando la producción también a camiones y autobuses. El primer autobús es el Bussing 50 de 1931, el T85G de 1935 vence el concurso internacional para camiones de gasógeno en un recorrido Roma-Bruselas-París. El modelo 500, útil tanto de camión como de autobús es capaz de llevar cargas de 110 quintales a 70 km/h. Durante la campaña de Etiopía, Alfa Romeo surte al ejército italiano con más de 2000 vehículos.

Pero donde más aumenta la producción es en el sector aeronáutico. Ya en 1926, la compañía había fabricado (con licencia inglesa Bristol) un motor en estrella de 9 cilindros. En los años 30 salen motores propios potentes y fiables que son requeridos también en el extranjero, famosos por su material de fabricación la llamada Duralfa una liga ligera de aluminio para hélices, pistones y otros componentes. En 1939 se produce el 135 un motor de doble estrella y 18 cilindros que con sus casi 2000 CV es el propulsor más potente de su época. Otros motores conquistan 13 récords mundiales de velocidad, altura y distancia. La producción aeronáutica recoge el 80% de la facturación anual y para satisfacer los pedidos se construye la fábrica de Pomigliano D’Arco (Nápoles).

Alfa Romeo 8C 2900 Mille Miglia 34.

La conversión de Alfa-Romeo en empresa pública controlada por el I.R.I. hace de ella la representación de la industria y del avance tecnológico del estado fascista italiano, donde la competición automovilística se convierte en una confrontación que va mucho más allá de lo meramente deportivo. Las carreras de los años 30 tienen un trasfondo político como jamás lo tuvieron anteriormente ni tampoco después, en ellas se quería reflejar la fuerza técnica de los estados europeos, principalmente de la Alemania nazi y de la Italia fascista. Son los años de los Alfa-Romeo y los Maserati frente a losMercedes y Auto-Union alemanes, o los Bugatti, Talbot y Delage franceses, son años de Grandes Premios con más de 300.000 espectadores, con monstruosos bólidos de 500 Cv de potencia que alcanzaban los 300 km/h. Pero sobre todo fueron los años de los pilotos más legendarios: Hans von Stuck, Rudolf Caracciola, Achille Varzi, Baconin Borzacchini,Louis Chiron, René Dreyfus, Manfred von Brauchitsch, Hermann Lang, Bernd Rosemeyer, Dick Seaman y sobre todos ellos el más mítico corredor de Alfa-Romeo, Tazio Nuvolari. La compañía milanesa fue la única capaz de presentar batalla a las «flechas plateadas» (Mercedes-Benz) y a los «peces plateados» (Auto-Union), y en estos años Nuvolari consiguió alguna de sus más increíbles victorias como el Gran Premio de Alemania de 1935.

Alfa Romeo 8C 2900 Mille Miglia

Modelos de calle

En los automóviles de producción en 1933 salió el 6C-1900, última evolución del 1750 con culata de aleación ligera y mayor potencia, del que se fabricaron 200 unidades que precedieron al lanzamiento del 6C-2300 diseñado por Vittorio Jano. Equipado un motor monobloque de aleación fundida con columnas de 6 cilindros y culata de aleación ligera de 2309 cc. Tenía un sólo disco de embrague y cuatro marchas más la reversa. Los amortiguadores traseros se controlan hidráulicamente desde la posición de conducción. Se vendió en tres versiones, Turismo, Gran turismo y Pescara, esta última de mayor potencia (95 CV), llegaba a los 150 km/h. Para mantener la superioridad de la marca en la categoría Sport, se fabricó un motor de ocho cilindros con la misma carrera y calibre que el modelo 6C, el 8C-2300, de 2336 cc montados tanto en el modelo de chasis corto y el Spider como en el de batalla larga o en el chasis especial del monoplaza para Gran Premio, el modelo Monza. La estructura del motor era diferente al de 6 cilindros: el control de temporización está montado en el centro del motor con una serie de engranajes en cascada. Los cilindros consisten en dos semi-bloques de aleación ligera con columnas de acero remachado. Aunque de producción más limitada el 8C-2900 fue considerado «El coche más rápido y bello del mundo»

Alfa Romeo 8C 2900 Mille Miglia

Inicialmente pensado para la competición, el llamado tipo A de 220 CV y 230 km/h, se adaptó para sacar una serie de calle, el tipo B de 180 CV y 185 km/h que presentaba dos versiones, una de chasis corto, biplaza, el Spider de aire muy deportivo, y otra de chasis largo y cuatro plazas, el Coupè. De los modelos Alfa-Romeo de estos años se podría decir lo que Henry Ford, el gran constructor americano dijo cierta vez: Cuando veo pasar un Alfa Romeo, me quito el sombrero.

Automóviles de carreras

Para los Grandes Premios la fabrica había utilizado al principio de la década los 8C-2300 Monza, que luego fueron cedidos a la Scuderia Ferrari, que les aumento el motor a 2,6l, y más tarde fueron vendidos a privados. Para sustituirlos Vittorio Jano diseñó en 1932 el primer verdadero monoplaza de la historia del automovilismo, el Tipo B Monoposto «P3», un 8 cilindros de 2654 cc sobrealimentado, que en 1935 se subió hasta 3822 cc, con 330CV y que alcanzaba los 332 km/h. También incluía un sinfín de avances técnicos. Uno de los más originales es el piñón situado a la salida de la caja de cambios y los ejes motores en forma de V, que dan potencia a las ruedas traseras, y el puesto de conducción en el centro. Fue el gran triunfador en las temporadas de 1933, 1934 y siguió venciendo aún en 1935.

Tipo B Monoposto «P3»

Para hacer frente a los potentísimos coches alemanes, la Scuderia Ferrari encargó a Luigi Bazzi y Arnaldo Roselli el diseño de un monoplaza de dos motores, el Alfa-Romeo Bi-Motore, tenía por tanto 16 cilindros y 6330 cc que rendían cerca de 540 CV a 5400 rpm. Sus dos motores, uno situado en posición delantera y otro en posición central entre el puesto de conducción y la transmisión, le hacían muy potente pero a la vez muy pesado (más de 1000 kg), lo cual no era útil para las carreras pero sí para los intentos de récord de velocidad.

Alfa-Romeo Bi-Motore

El 8C-35 Tipo C de 3825 cc fue la respuesta de Alfa Romeo en 1935 al desafío alemán en la loca carrera por la mayor potencia y cilindrada aunque con escaso éxito. Al año siguiente se da una nueva vuelta de tuerca con el 12C-36 de 12 cilindros en V de 60º y 4064 cc., que tampoco consiguió grandes victorias, como tampoco lo hizo al año siguiente el último diseño de Vittorio Jano, el 12C-37 de 4495 cc que apenas corrió y significó la ruptura entre el diseñador y la marca. Igualmente se produjo la ruptura entre Alfa-Romeo y la Scuderia Ferrari en 1938 por las diferencias entre Wilfredo Ricart, nuevo director técnico de Alfa Corse y Enzo Ferrari que marchó a Módena. Jano fue sustituido en 1937 por su antiguo colaborador Gioachino Colombo que diseñó para la nueva fórmula de 3 litros los modelos 308312, y 316 de 8, 12 y 16 cilindros respectivamente. Sin embargo el ambiente enrarecido prebélico (Mussolini prohibió participar a los coches italianos en Francia) y la superioridad de los Mercedes y Auto-Union hizo que sus actuaciones destacadas fueran pocas.

8C-35 Tipo C

La mejor aportación de Colombo daría sus frutos después de la guerra. En 1937 a sugerencia de Enzo Ferrari, Alfa Romeo encargó el diseño de una «voiturette» (pequeños monoplazas de 1.5 litros de cilindrada) a Jano, pero al estar muy ocupado con los nuevos 3l dejó el encargo a Colombo. Este diseñó un pequeño 8 cilindros sobrealimentado que fue bautizado como «158 Alfetta». Se introdujeron en el modelo dos columnas deslizantes para las ballestas transversales, una en la parte delantera y otra en la trasera, y un mecanismo para reducir el eje del coche y, por lo tanto, su centro de gravedad. Estaba dotado de líneas esbeltas y elegantes y gran agilidad aunque algo peligrosos ya que en junio de 1939 Emilio Villoresi murió en una demostración y sólo 53 días después Nando Aldrigretti se mató durante los entrenamientos de la Copa Acerbo. A pesar de ello Alfa Romeo decide fabricar 6 coches en 1940 que dominaron el G.P. de Tripoli, pero con la invasión alemana fueron escondidos en una fábrica de quesos en Melzo, y no volvieron hasta después de la guerra.

Guerra y posguerra (1940-1950)

Poca antes de comenzar la guerra, Ugo Gobbato decidió suspender temporalmente la producción y dar prioridad a la fabricación de motores aeronáuticos y vehículos militares. Las factorías de Alfa-Romeo se convirtieron en objetivos estratégicos y la de Portello fue bombardeada en el 40, en el 43 y sobre todo en 1944, en el último año por tres veces, el 14 de febrero, el 13 de agosto y el del 20 de octubre que redujo la fábrica a escombros y obligó a la compañía a cesar toda actividad. La paz llega la primavera siguiente pero la vuelta a la producción es muy difícil. Ugo Gobbato, aunque había evitado la requisa de materias primas por parte de los alemanes, fue acusado por colaboracionismo. Fue absuelto dos veces por el tribunal del C.L.N. (Comitato di Liberazione Nazionale), pero el 28 de abril de 1945 fue asesinado por dos individuos en una calle de Milán. El C.L.N. nombra al ingenieroPasquale Gallo comisario de Alfa Romeo y entre junio y julio de 1945 consigue reemprender la producción. Falta de todo: oficinas, materiales, componentes y no pudiendo fabricar otra cosa los empleados de Portello producen cocinas eléctricas, muebles metálicos etc. A pesar de todos los problemas en ese 1945 consiguen sacar adelante dos coches 6C-2500 Sport con diseño de antes de la guerra. También se recuperaron los escondidos Alfettas que recomenzaron la actividad deportiva.

6C-2500 Sport

El único modelo de los años 40 fue el 6C-2500 un coche con una gran clase y refinamiento, un aspecto deportivo inconfundible y que representaba el último avance de la afortunada serie de 6C. Comenzó a fabricarse en 1939 pero hasta después de la guerra no pudo continuarse su producción, entre 1946 a 1950 se fabricaron un total de 2.800 unidades en versión Turismo, Deportivo y Súper Deportivo. En 1946, Orazio Satta Puliga se convirtió en el Jefe de Diseño de Alfa Romeo y su primera aportación fue una versión deportiva del 2500 el 6C-2500 S Freccia d’Oro, con una parte trasera más corta y redondeada, según los conceptos aerodinámicos más vanguardistas de la época. El modelo más apreciado fue la versión Super Sport, el 6C-2500 SS Villa d’Este, como se la llamó después de ganar el concurso de diseño del mismo nombre, sirvió de inspiración para la forma en V del capó del actual Alfa Romeo 147.

A finales de la década la compañía volvió a desempeñar un papel decisivo y fabricó coches al máximo de su capacidad, así como una serie de modelos de «edición especial» del 2500, con carrocería de Pininfarina y Touring. En 1950, Alfa Romeo dio un giro de 180 grados tanto industrial como deportivo.

El relanzamiento de Alfa-Romeo (1950-1960)

En los años cincuenta, Alfa Romeo se dedicó sus mayores esfuerzos en reactivar su sector de coches de producción. El doble objetivo de establecer la producción en cadena y rentabilizar sus éxitos en el terreno fue ampliamente cumplido. El modelo 1900 de Orazio Satta Puliga, una berlina de 4 puertas y 5 plazas fue el primer coche del Biscione con carrocería autoportante y que relanzó la suerte de la empresa y logró satisfacer a un mercado cada vez más exigente. Montaba un motor de 4 cilindros en línea de 1884 cc con 90CV y 150 km/h que pasaban dea los 190CV en los modelos Super y Super Sprint. Este modelo introduce un nuevo concepto de coche, la berlina de altas prestaciones para uso cotidiano, que como decía su afortunado eslogan era «el coche de la familia que gana carreras». Se vendieron más de 20.000 ejemplares, entre ellos la versión 1900 Panther para la policía italiana o la versión Matta (loca) para el ejército.

modelo 1900 de Orazio Satta Puliga

En lo deportivo los 158 y 159 «Alfetta» establecen la supremacía absoluta en los circuitos ganando, Giuseppe Farina en 1950 y Juan Manuel Fangio en 1951, el recién estrenado Campeonato del Mundo de Fórmula 1.

Giulietta Sprint

Pero la joya más preciada de la compañía fue el Giulietta Sprint. En estos años se inició una tendencia que continuaría en el futuro: la colaboración entre centros de diseño de interiores y diseñadores de carrocería. Los coches que se siguen produciendo llevan el marchamo de ‘Fabricado en Italia’. El estilo de Alfa Romeo marcó tendencia: junto a los coches de producción, también se fabricaron ediciones limitadas de modelos únicos creados por diseñadores de primera fila. En 1958, Alfa Romeo firmó un contrato con Renault para construir el sedán ‘Dauphine’.

Desde las Olimpiadas de Roma a General Electrics (1960-1980)

Los primeros años sesenta son los de las Olimpiadas de Roma, de la “nueva frontera” de John. F. Kennedy, de Juan XXIII, “el Papa Bueno”, de Yuri Gagarin, el primer hombre lanzado al espacio. Y son también los años de la expansión de Alfa Romeo. La sede del Portello, ya devorada por el ensanche de Milán, se revela insuficiente para los nuevos programas de producción. Se construyen así una fabrica en Arese (con una superficie de mas de 2 millones y medio de metros cuadrados), un circuito para probar prototipos en Balocco, y una segunda planta en Pomigliano d´Arco (el primer ladrillo se coloca el 29 de Abril de 1968). El ingeniero Rudolf Hruska recibe el encargo de proyectar un nuevo turismo y nace así el Alfasud.

Uno de los coches mas representativos de este periodo es el Giulia, que llega en 1962 y que evoluciona en una amplia oferta de berlinas y versiones deportivas. En 1966 llega el Spider 1600 “Duetto”, con su sorprendente línea en forma de hueso de sepia. Desembarca en Estados Unidos del buque Rafaello y se hace famoso con la película “El Graduado”. El año siguiente llega el 1750 Spider, que, como su hermano, conserva el curioso apodo de  “Hueso de Sepia”. Se fabricaran, hasta 1973, 8701 unidades, 4027 de las cuales acabaran en Estados Unidos. también en 1967 nace el 1750, que reemplaza al Giulia berlina, y en la Exposición universal de Montreal se expone el coupe del mismo nombre, un prestigioso deportivo que, mas adelante, montara un motor 8V 2500.

  Alfa Romeo Giullia  1962         Alfa Romeo Spider Duetto 1966      Alfa Romeo Alfasud 1971

A la expansión comercial al otro lado del océano viene a añadirse la expansión productiva. En 1968, Alfa Romeo se convierte en accionista mayoritario de la brasileña FNM (Fabrica Nacional de Motores), en la que se producen camiones y turismos, como el 2300 y el 2300B (1974-1980). Mientras tanto, la empresa sigue estando presente en el mundo de la competición. En 1963 había quedado constituida Autodelta, dirigida por Carlo Chiti, encargada de realizar las principales preparaciones deportivas de los 33 (de 2 y 3 litros) y de los motores 8 y 12 cilindros boxer de tres litros. también se realizan motores para barcos, obteniendo importantes triunfos en los campeonatos mundiales de motonáutica. Gracias a este esfuerzo, en 1967, el Giulia GTA es campeón de Europa. Tres años después, Alfa colabora con McLaren, a la que suministra un motor 8V 3000, que Serra utilizado por el equipo británico en el Mundial de Formula Uno. La actividad de motores aeronáuticos incluye tanto la revisión (en 1968, en el Salón Internacional de Le Bourget, se exponen nada menos que 17), como la construcción: en 1970 se presenta el motor J 85-13 A.

En la competición, el Biscione sigue ganando. El merito es de las numerosas versiones del 33. La primera, el 33/2 Sport Prototipo, se estrena en 1967, con un motor V8 de 1995 cc que suministra una potencia de 270 cv y que tiene una punta de 300 km/h.

En 1978, un Formula Uno, junto a Brabham, el equipo queda tercero en la clasificación de marcas. En ese mismo año, Alfa Romeo establece una colaboración con General Electric para construir el motor aeronáutico CF6-32. En 1979 presenta el primer motor de turbina fabricado en Italia, el AR 318 de 600 CV.

La década del 33 

El 1 de enero de 1981, Alfa Romeo S.p.A. ya es una empresa cabecera de grupo, que ejerce la actividad de control y planificación estratégica en cuatro sectores. En particular, la actividad automovilística que engloba las plantas de Arese, Portello y Alfasud; Autodelta; la filial sudafricana Bei y Arna-Alfa Romeo Nissan Automobili, una empresa italo-nipona constituida para producir coches con motores boxer Alfasud (la fabrica se construye en 1981, en Pratola Serra, en la provincia de Avellino). Al sector de producción Diversificada pertenecen Alfa Romeo Avio, Alfa Romeo vehículos Comerciales, Arveco (suspensiones, vehículos especiales y motores para Renault), además de las empresas de componentes, como Spica. Los otros dos sectores se ocupan de las actividades comerciales y financieras.

 Entre los modelos mas representativos de esta década en encontramos la berlina 33, con la que, en 1983, Alfa entra en el segmento de los coches “medios”, antes ocupado por el Alfasud. De este ultimo, el nuevo modelo hereda la mecánica, mientras que el diseño de tres volúmenes y cinco puertas es una novedad. Luego, durante una década, se suceden varias versiones (también Station Wagon y 4×4), con equipamientos mejorados y motores catalizados (el primero, el 1.5 catalizado es de marzo de 1986) y mas potentes, como el 1.7 IE 16v catalizado Quadrifoglio Verde S de 129 CV (1990). En total, del 33 se fabricaran cerca de un millón de unidades, la mitad de ellas con motor 1351 c, el 12% en la versión Giardinetta o Sport Wagon, y un 5% con tracción total.

 Alfa Romeo 33

En 1985 Alfa Romeo celebra su 75 cumpleaños, bautizando con este numero a una nueva berlina. La línea en forma de cuña recuerda a la del Giulietta, y, en el interior, destacan el volante de altura regulable, la centralita de auto diagnosis, el reloj digital, el cuentarrevoluciones electrónico y los cristales antitérmicos. El motor es el clásico 4 cilindros de doble árbol, disponible en diversas cilindradas. Dos años después, en el Salón de Ginebra, se presenta la versión 2.0i, el primer coche de gran serie que incorpora una tecnología hasta entonces solo utilizada en los coches de competición: el Twin Spark, un sistema de encendido electrónico con 2 bujías por cilindro que permite optimizar la combustión mejorando las prestaciones del motor, al tiempo que reduce las emisiones.

Alfa Romeo 75

En el mundo de la competición, el GTV6 se proclama campeón de Europa de Turismos, y en 1988, el 75 Turbo Evoluzione gana el Campeonato Italiano de Velocidad de Turismos.

Alfa Romeo 75 Evoluzione

También los vehículos comerciales obtienen un discreto éxito. La Guardia di Finanza (policía fiscal), por ejemplo, es uno de los principales clientes del furgón F12. Los modelos AR 8 y AR 6, a su vez, se ofrecen nada menos que en 24 versiones, de los mixtos a los minibuses escolares, de los vehículos escaparate a la autocaravana “Ravello”.

 Tampoco hay que olvidar, que en 1985, nace la sociedad italo-nipona para la venta de automóviles en el mercado japonés y, un año después, se firma un acuerdo con Chrysler para vender Alfa 164 en Estados Unidos.

 A pesar de estos éxitos, la situación financiera de la empresa cada vez es mas difícil. El IRI decide vender la actividad automovilística, que, en noviembre de 1986, es adquirida por Fiat. A raíz del acuerdo se decide liquidar la sociedad Arna.

 Siguiendo el plan de nacionalización industrial, el IRI vende Alfa Avio, primero a Aeritalia y luego, en 1996, a Fiat Avio. En 1987 llega el 164. El bastidor de este modelo nace de una plataforma compartida con el Fiat Croma, el Lancia Thema y el Saab 9000. El diseño, firmado por Pininfarina, es una síntesis de elegancia y espíritu deportivo. Los acabados internos están en lo mas alto de categoría, siendo la tradición de la marca: tapicerías de terciopelo, climatizador automático e instrumentos analógicos con check control. también este modelo se ofrece con diversos motores como el 3.0i V6 24 válvulas catalizado, que se encuentra también en el agresivo Q4, el Quadrifoglio de tracción integral presentado en 1993: sus 231 cv y sexta velocidad de potencia permiten alcanzar una velocidad máxima de 237 km/h.

Alfa  Romeo 164

 Llegando al siglo XXI (1990-2000)

En 1992 sale, de la fábrica de Pomigliano, el 155, que, el año siguiente, se adjudicaría el Deutsche Tourenwagen Masters, más conocido como DTM o campeonato alemán de turismos, con la versión V6 TI.

En 1955 en Salón del Automóvil de Turín se presenta el 145 y 146, diseñado por Chris Bangle, con unas motorizaciones heredadas del 33 y con una plataforma utilizada anteriormente el los modelos TIpo y Tempra, fueron re-estilizados en 1997 con cambios mecánicos y estéticos

Alfa Romeo 145                                          Alfa Romeo 146

El gran éxito de la marca llegó de las manos del 156, diseñado por Walter da Silva, el 156 fue galardonado como Coche del Año en Europa de 1998 y recibió numerosos premios de diseño. El diésel de 1.9 litros fue el primer motor instalado en un automóvil de serie con alimentación por common-rail. Su caja de cambios Selespeed fue también la primera caja manual secuencial montada en un automóvil de serie. El sucesor del Alfa Romeo 155 se puso a la venta a principios de 1997 con carrocería berlina y en mayo de 2000 con carrocería familiar con la denominación Alfa Romeo 156 Sportwagon. El «156 GTA» es la versión deportiva, asociada al un motor gasolina V6 de 3.2 litros. Fue presentada en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 2001, en el que la primera unidad fue rematada para recaudar fondos para una organización de beneficencia.

A fines de 2003, el 156 recibió una reestilización exterior, creada por Giorgetto Giugiaro, y en la que los motores diésel pasaron a tener cuatro válvulas por cilindro.

Alfa Romeo 159vista trasera

Alfa Romeo 156

Además continúo cosechando victorias y campeonatos, en los Campeonatos Italiano de Superturismos y en el Europeo de Turismos conviertiendose en  el turismo que más victorias en competición ha logrado a lo largo de la historia del automóvil.

Actualidad

En el año 2004 Alfa Romeo fabricó 162.179 automóviles, un 11% menos que los 182.469 que produjo el 2003.

En el 2007 Alfa Romeo fabricó 151,900 automóviles, 3.7% menos que en el 2006. En el 2008, Alfa presentó el hatchback compacto MiTo, el modelo más pequeño de la marca. La crisis financiera global ha postergado hasta el 2015 los planes de Alfa Romeo para reingresar a Estados Unidos, mercado que dejó en 1995.

Alfa Romeo Mito

Mientras eso se materializa, la producción actual de Alfa Romeo comprende las gamas: Alfa Romeo MiTo (turismo del segmento B ) Alfa Romeo Giulietta (turismo del segmento C),Alfa Romeo 4C (deportivo biplaza)

Alfa Romeo Giulietta                                      Alfa Romeo 4C

Aquí os dejamos también un enlace a la página de Alfa Romeo donde podéis seguir su historia con más imagenes.

Alfa Romeo en imágenes

Comparte

Deja un comentario